Inevitable final

Texto propio de inspiración otoñal.

 

Había sido una temporada maravillosa, habíamos estado gozando de muchísimo sol , y suficiente agua , como a mí me gusta.

Fué una época de gran desarrollo, de gran expansión, me sentía muy viva y creía estar alcanzado mi máximo potencial.

Los días eran largos, el sol del verano bañaba mi piel y todos los días los pajaros cantaban animados a mi alrededor.

Y de repente todo cambió.

Al comenzar los vientos cálidos, algo dentro de mí se alarmo, una negativa intuición, lo supe.

Poco a poco me comencé a marchitar, no sé que fué primero, si por dentro o por fuera, solo sé que ahí comenzó mi declive.

Mi energía se agotaba, los signos externos eran cada vez más evidentes, todo me costaba un mundo. La melancolía me embargaba a cada minuto, sabía que el final estaba cerca.

Y llegó el temido día, poco después del amanecer el viento comenzó a soplar primero leve y cálido, con su marcha rítmica fue in crescendo, hasta convertirse en un viento feroz, a mis ojos un monstruo gigante.

Me sentía aterrorizada, zarandeada …

Se oyó un estruendo, un fuerte crujido “CRRRRACCKKK”

Y me precipite hacia el  vacío, en caída libre zigzagueando. Vi toda mi vida pasar ante mis ojos, en unos segundos que parecieron una eternidad, y de repente sentí las comisuras de mis labios elevarse, una mueca de sonrisa se dibujaba en mi rostro, era mi corazón gesticulando,  lleno de gozo, mi vida había sido increíble, la había vivido a mi manera.

Finalmente toque el suelo, inerte, sabía que  ahora solo me esperaba una cosa, la putrefacción.

Para mi asombro a mi alrededor había muchas otras compañeras que habían tenido mi misma suerte, estas ya se encontraban  descomponiéndose plácidamente.

Y en ese preciso instante  dentro de mi alma comprendí, que todo formaba parte del ciclo inexplicablemente bello de la vida.

En el suelo mojado , los microorganismo comenzaron a realizar su labor, y yo me abandone a mi destino.

“Sabes que has tomado la decisión correcta,cuando tu corazón está en paz.”

Destino por el cual todas nos íbamos a convertir en un nutritivo humus, a fin de energizar el siguiente ciclo de la vida, que hoy me  había tocado cerrar.

Todo formaba parte de un propósito mayor,  y sentí una enorme paz.

Mi vida como hoja de castaño había concluido.

Fin.

@amimanerabylaura


 

Espero que disfruteis de esta metáfora de la vida, os deseo mucha paz en el corazón.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s